Nuestras lecciones de 2020

| Sin comentarios

Hoy queremos dejar de hablar de bombas y válvulas, que son el motor de la industria, para hablar del motor de nuestras vidas, las válvulas y bombas que nos permiten vivir e impulsan nuestro día a día. De las pequeñas cosas que no hacemos y deberíamos hacer.

Y es que 2020 ha sido un año duro, pesado, un año en que todos nuestros objetivos se han visto truncados. Precisamente por ello, me gustaría hacer un breve resumen de lo que hemos aprendido (o deberíamos haber aprendido) en esta época de incertidumbre. Son las lecciones de 2020 que nos deben servir de ahora en adelante.

No daremos las cosas por hechas.
No dejaremos que la rutina nos lleve siempre al mismo sitio, al mismo fin. Démosle la vuelta a la rutina.
No pospondremos una palabras de cariño pensando que es más importante atender una llamada o enviar un email. Nada es más importante que tu cariño.
Invertiremos las horas justas en desempeñar nuestro trabajo, hay seres queridos que nos están esperando en casa para darnos un abrazo.
Disfrutaremos de cada día, ya que no volverá.
No desconfiaremos del que nos tiende su mano. La solidaridad y la empatía existen. Y a veces no nos damos cuenta.
Buscaremos la oportunidad cada día. Cada día es nuevo y trae nuevas posibilidades. Cuando nos encontremos una piedra en el camino, hay que saber esquivarla y seguir con ilusión el día.

Y aunque muchos lo veáis como un tópico, no dejaremos nunca de luchar. Con trabajo, ilusión y preparación, los éxitos llegan. No sabemos lo que tardará en llegar, pero llegará.

Y estas son las enseñanzas que el 2020 nos ha dejado. ¿Os animáis a compartir con nosotros las vuestras?

Deja una respuesta

Los campos requeridos estan marcados con *.